07 junio 2012

La Evolución.



El tiempo pasa inexorable, y de ello son testigos innegables, los acontecimientos, y sucede que por quietud o como dicen los argentinos "por que no se da", el caminar de algunos predestinados evoluciona más que el de algunos mortales, los cuales permanecen toda su vida, en el mismo lugar y con la misma rutina.


Amigos, y de la evolución de un predestinado voy a hablaros hoy, pues tengo una anécdota que me ha venido a la mente al leer en la prensa una noticia. Más de una década a pasado, desde que estando un atardecer en el restaurante "El Cotarón", situado a las afueras de Gijón en Castiello, al poco de acomodarnos se acercó la dueña, "Mari" y con la amabilidad acostumbrada, nos preguntó si queríamos lo de siempre, "Por supuesto, le contestamos". Amigos lo de siempre no era otra cosa que una exquisita tortilla de bacalao con pimientos que ella cocinaba como los ángeles. "Bien", nos dijo, "pues hoy vais a tener suerte, por que le voy a pedir a un amigo nuestro muy especial que está aquí de visita que os la prepare, para que proveis un toque diferente". Y cuando ya estábamos finalizando tan rica degustación, se acerca la entrañable "Mari" y nos presenta al artífice de dicha elaboración. El cocinero ocasional, que no era otro que el entonces desconocido para nosotros, "Jose Andrés", el cual nos preguntó que nos había parecido, "Deliciosa" le dijimos, "pero para mi, quizás y perdóname, me guste más la de ella", y señalándola a renglón seguido le digo: "no por que tenga diferente sabor, pero quizás ella, por conocernos, la cuaja siempre un poquito más", por supuesto le agradecimos la deferencia y charlamos brevemente de cocina y platos. Ellos creo recordar que habían coincidido trabajando en Cataluña o Francia, o en ambos sitios a la vez y se veía claramente que "Mari", lo admiraba y lo apreciaba enormemente. Nos despedimos agradeciendo al desconocido en aquel entonces "Jose Andrés", que nos hubiera dedicado un poquito de su tiempo vacacional y cual seria mi sorpresa, al ver estos días la noticia de que "Michell Obama" recibió con un toque gastronómico español de este gran Chef asturiano  a las señoras de los mandatarios del G8, con un gazpacho español. Y mi sorpresa se agranda cuando me informan que "Jose Andrés", es consejero de Obama en alimentación para los comedores de los  colegios Estadounidenses, y a triunfado en EEUU siendo muy considerado, de lo que me alegro y más se habrá alegrado la fantástica "Mari" que hace tantísimos años que no he vuelto a ver. Motivado ello, amigos, por que la vida a mi me ha llevado lejos, pero los recuerdos, siguen cerca y no se deterioran a pesar del tiempo, y esta vez, son testigo de la evolución de un asturiano que pone bandera en la Casa Blanca con su buen hacer gastronómico, ese buen hacer que sorprendentemente, un día ya muy lejano, elaboró para mi, una sabrosa tortilla de bacalao.


1 comentario:

Ray dijo...

La anécdota es increíble, además de bien contada. Jose Andres es un lujo de español (por el mundo).
Besos, querida Trini.